Entrevista a la diseñadora Monika Buch (I)

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrBuffer this pageEmail this to someonePrint this page

Primera parte de la entrevista que M. Lapiedra y M. Navarro (ADCV) han realizado a la diseñadora valenciana, afincada en Holanda, y único español que estudió en la Escuela de Diseño de Ulm.

Un hito del diseño español

Por M. Lapiedra y M. Navarro / ADCV

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Afirmar que Monika Buch es un hito del diseño español será seguro un descubrimiento para muchos. Este hallazgo de tintes históricos se debe agradecer a la Asociación de Diseñadores de la Comunidad Valenciana (ADCV). Desde esta asociación profesional se siguió la pista que la comisaria de la exposición “Modelos de Ulm”, Marcela Quijano, desveló en su conferencia inaugural en el centro Las Naves (Valencia): sólo un español había sido estudiante de la “Hochschule für Gestaltung” HfG, escuela de diseño en Ulm, Alemania.

La afirmación despertó la curiosidad sobre la procedencia exacta de ese alumno español, y se insistió a la comisaria en conocer esta información. Una vez ya de vuelta a su trabajo en el archivo de Ulm, Marcela Quijano respondió, confirmando la corazonada que se había tenido en la asociación de diseñadores: el estudiante era una mujer, y provenía de Valencia.

Obra realizada en 1957.

Obra realizada en 1957.

Efectivamente, Monika Buch fue la única española que estudió en la HfG. El dato tiene además un curioso carácter premonitorio ya que esta valenciana es uno de los primeros ejemplos de un fenómeno ahora en auge: la internacionalización. Aunque lleva viviendo en Utrecht (Holanda) más de 50 años junto a su marido, el arquitecto holandés Bertus Mulder, Monika Buch afirma que haber nacido en Valencia y haber pasado su juventud en esta ciudad constituye una parte muy esencial de su persona y que ello le ha influido en su desarrollo como artista.

Acrílico sobre lienzo.

Acrílico sobre lienzo.

En 1956 ingresó en la famosa “HFG”, escuela que fue concebida como la heredera del revolucionario Bauhaus, y que supuso una de las instituciones más progresistas de la enseñanza del diseño como disciplina sistemática, científica y de base teórica. Posteriormente, estudió pedagogía y psicología infantil en la Universidad de Utrecht, conocimientos que facilitaron su trabajo diseñando juguetes con la fábrica holandesa ADO. Más tarde desarrolló materiales y juegos didácticos para un proyecto de educación especial para niños de familias desfavorecidas.

Desde 1983 se dedica a su trabajo como artista. Monika Buch afirma: “Lo que más me gusta es trabajar con las manos y usar diferentes técnicas”. Como ella misma explica sus trabajos se caracterizan por el estudio de la interrelación de formas y colores, la aplicación de progresiones de colores en matices finos combinados con estructura geométricas y el interés por la percepción de estas. “Tengo tantas ideas por realizar que no pienso en otras cosas” nos confiesa la diseñadora.

Obra realizada en 1973.

Obra realizada en 1973.

Infancia y relación con Valencia

M. Lapiedra/M. Navarro (en adelante M/M): ¿Cuánto tiempo estuvo en Valencia?
Mónika Buch (en adelante MB): Nací en Valencia en 1936. Durante la guerra civil española, vivimos en Alemania y regresamos en 1939. En 1954 fui al colegio alemán en Barcelona. Viví en España hasta que en enero de 1956 empecé los estudios en la “Hochschule für Gestaltung” (HFG) en Ulm.

M/M: ¿Cómo es su relación actual con Valencia?
MB: Mi relación con Valencia es íntima y llena de cariño. Residimos en Paterna unas cuatro veces al año, y pienso que algún día estaremos más tiempo porque a mí y a mi marido nos gusta estar aquí. Aunque cuando venimos no puedo evitar echar de menos mi rutina en Utrech, donde me dedico a tiempo completo a la pintura. Allí, tengo un pequeño espacio a modo de taller, donde trabajo todos los días, desde por la mañana hasta la tarde.

"Hexágonos".

“Hexágonos”.

M/M: ¿Cómo fue su infancia en Valencia?
MB: Tuve la suerte de ser demasiado joven para darme cuenta de las atrocidades de las guerras, la civil y la mundial, y de esta manera tuve una infancia muy feliz, gozando de las posibilidades que ofrece el vivir en dos culturas, la alemana y la española.

M/M: ¿De qué manera ha influido Valencia en su trabajo y en su persona?
MB: El haber nacido y vivido en Valencia, la naturaleza, el sol, el mar, la alegría, la cultura ha sido de gran valor durante toda mi vida. También lo que tuve que aprender de memoria en los años del bachillerato ha tenido mucha influencia en la creación de mi espíritu crítico. Sigo muy interesada en la historia y la cultura de principios y mediados del S.XX de España, y ello me hace reflexionar sobre qué es lo que pasó, por qué, y quienes tuvieron la culpa, y me planteo cómo podemos aprender de ello y educar a nuestros hijos y nietos para conseguir un mundo mejor.

"Landscape", 1980.

“Landscape”, 1980.

Continúa en “Entrevista a Mónika Buch (II): La Escuela de Ulm”.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrBuffer this pageEmail this to someonePrint this page