Editorial: Premios Nacionales de Diseño, una decisión coherente

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrBuffer this pageEmail this to someonePrint this page

La decisión de no convocar una nueva edición de estos Premios ejemplifica a la perfección el trato dispensado al diseño en la Comunidad Valenciana y España.

Tomás Gorria / Paco Ballester

LOGO_PremiosNacionales_v4

Cuando hace poco más de un año escuchamos a Alberto Fabra en la ceremonia de los Premios Nacionales de Innovación y Diseño 2012, en un desangelado edificio testigo de otra época, hablar con un previsible discurso sobre como su gobierno apoyaba la innovación y el diseño como elementos estratégicos  en la nueva economía, observábamos los rostros de los diseñadores valencianos presentes en la sala, con un semblante entre la incredulidad ante el cinismo (o tal vez ignorancia) del gobernante y la melancolía de quien ya había asistido a discursos del mismo cariz. Aquel año, no tan lejano, se premió la trayectoria de un diseñador valenciano, Nacho Lavernia, y de una empresa de nuestra tierra, caso de Royo Group.

dissenycv.es-premiosnacionalesdediseño12

No hay una conciencia entre los gobernantes valencianos acerca de la importancia del diseño porque no hay una cultura del diseño en la sociedad, y viceversa, no hay una cultura del diseño en la sociedad porque los gobernantes carecen (más allá de parlamentos superfluos) de conciencia de lo que es el diseño y la innovación. Por eso la noticia de que el gobierno español retira la convocatoria de los Premios Nacionales de Innovación y Diseño no nos sorprende, al contrario, resulta coherente con un gobierno que ya se deshizo de la Sociedad Estatal para el Desarrollo del Diseño y la Innovación o (en el caso más cercano a nosotros) del IMPIVA, organismos sobre los que pivotaban las competencias sobre diseño.

dissenycv.es-dani-nebot

No se trata de creer que el diseño es la solución para todos los males sociales, pero no parece que sea casual el hecho de que las sociedades más avanzadas son aquellas en las que el diseño está más presente en la vida cotidiana de sus ciudadanos. Desdeñar el diseño es renunciar a tener mejores hospitales, mejor política de reciclaje o mejores y más duraderos muebles. Desdeñar el diseño es renunciar a que nuestros productos se vendan mejor o que la competitividad de nuestras empresas no dependa tan sólo de salarios bajos.

chavi_color

La decisión del Ministerio de Economía y Competitividad del Gobierno de España de no convocar los Premios Nacionales es como lo fue la desaparición del Impiva, es despreciar el diseño, tirar por tierra los esfuerzos que desde asociaciones e instituciones relacionadas con esta disciplina se llevan a cabo para dignificar el sector, y un doloroso puntapié en el recuerdo legado por la trayectoria de profesionales y empresas como N. Lavernia, Dani Nebot, Miguel Milá, André Ricard, Óscar Tusquets, Enric Satué, Alberto Corazón, Josep Lluscà, Jorge Pensi, Cruz Novillo, Punt, Andreu World, Alberto Lievore, Javier Mariscal, Mario Eskenazi, Santa & Cole, Isidro Ferrer, Roca, Mobles 114, Antoni Arola, Nani Marquina, Óscar Mariné, Kettal y tanto otros cuyo trabajo sirvió para que el diseño realizado en España fuera, antes de campañas vacuas, verdadera Marca España.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrBuffer this pageEmail this to someonePrint this page
  • Rodolfo Fernandez Alvarez

    ¿DISEÑO QUE ES ESO? Si algo faltaba ya está. No se convocan los premios nacionales por decisión de el ministro y punto. – Señores: con lo que cuestan podemos segur manteniendo los coches y viajes de los asesores del ministerio…faltaba más ahora que estamos saliendo de la crisis para que queremos ¿premios de que? para esa cosa…¿diseño?