Be Andr y Regina de Miguel, en Fundación La Posta

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrBuffer this pageEmail this to someonePrint this page

La exposición comisariada por Juan Fabuel podrá verse hasta el 14 de febrero de 2015.

Obra de Be Andr.

Be Andr: Something and Nothing, 2011, vinyl lettering, 3.3 m X 5 m. Installation view Herzliya museum of contemporary art, Israel. Courtesy of the Office for Contemporary Art Norway, OCA

Fundación La Posta exhibe hasta el próximo 14 de febrero la muestra “La Resistencia Invisible de lo Cotidiano I: Reificación”, exposición comisariada por Juan Fabuel con los trabajos de Ben Andr y Regina de Miguel.

Be Andr (Oslo, 1978) recibió su BA en Bellas Artes por la Slade School of Fine Art, University College de Londres en 2004. Entre sus últimas exposiciones destacan: Post Box Gallery, What You Cannot See (2012), London (solo), Herzliya Museum of Contemporary Art, Numerator & Denominator (2011), comisariada por Zali Gurevitch, Tsibi Geva, Dalia Levin y Tal Bechler, Israel y CCA Andratx Kunsthall, Third Thougths (2010), comisariada por Barry Schwabsky y Carol Szymanski, España. Be Andr ha sido reconocido por su trabajo con becas como: Statens Diversestipend for Kunstnere, Arts Council Norway en 2012.

dissenycv.es-fundacionlaposta-Be-Andr-something-1

Regina de Miguel (Málaga, 1977) es Licenciada en Bellas Artes por la Universidad Politécnica de Valencia. Ha realizado importantes muestras individuales como All Knowledge is Enveloped in Darkness, Kunsthalle Sao Paulo, Nouvelle Science Vague Fiction (2012), Montehermoso Centro Cultural, Vitoria, comisariada por Eduardo García Nieto y El Aire Aún No Respirado (2008), Laboratorio 987, MUSAC, comisariada por Tania Pardo. Regina de Miguel ha obtenido distintos premios en su carrera entre los que se encuentran la Beca Fundación BBVA en 2014, la Beca Hangar en 2012 o la Beca de Producción Artística de la CAM en 2010.

Obra de Regina de Miguel.

Obra de Regina de Miguel.

“Uno de los aspectos claves para entender el mapa de conocimiento proyectual trazado en la Fundación La Posta es el diálogo entre arte, tecnología, ciencias sociales y arquitectura. Este marco de actuación multidimensional genera sinergias capaces de plantear las cuestiones más importantes en la actualidad y en ese contexto nos sentimos capaces de aportar algo al discurso cultural actual como una organización constituida sin ánimo de lucro. Esta nueva forma de multi-dimensionalidad es, en palabras de Mosquera “una prisión sin muros”, y nos recuerda que el mejor laberinto en el mundo es el desierto y que en la mayor parte del siglo XXI los artistas han encontrado refugio entre sus espacios olvidados.

Con la atención puesta en ese diálogo entre disciplinas que tiende a generar la tensión necesaria para la creación y que de alguna forma define y tamiza las identidades de los actores culturales del siglo XXI, he esbozado La Resistencia Invisible de lo Cotidiano, una iniciativa que se completa con dos exposiciones (La Resistencia Invisible de lo Cotidiano I: Reificación / La Resistencia Invisible de lo Cotidiano II: Equívoco) y que persigue habilitar esos espacios generados entre diferentes territorios del conocimiento para hacerlos visibles y respirables.

Creo firmemente en la capacidad del arte como elemento transformador en cualquiera de los ámbitos de la vida, pero esencialmente del tejido social. Admiro la capacidad que posee para vehicular pensamientos y sensaciones que de otra forma no serían incorporados ni estructurados como componente estética y experiencial particular. Esta relación entre arte, la cotidianeidad y la resistencia entre equivalentes y no entre opuestos, me ha llevado a plantear una serie de diálogos entre artistas que trabajan aspectos relacionados con esos procesos. En un momento social muy comprometido, donde la estructura se desmorona y el sistema muestra demasiadas heridas abiertas, la idea de una resistencia invisible que fluye desde los trabajos seleccionados, para mi sirve como reactivo de la función transformadora del arte. He buscado establecer un diálogo entre agentes que se mueven en un entorno global pero que alcanzan a resolver a través de sus trabajos problemas específicos. Esas “diferencias similares” permiten que los trabajos aborden perspectivas diferentes sobre temas comunes generando voces individuales totalmente integradas en un proyecto conjunto.

Los ambos afincados en Europa -Andr en Londres y de Miguel en Berlín- y con lugares de procedencia distintos a los lugares en los que viven y trabajan. El hecho de ser artistas habituados a desenvolverse en un entorno ajeno al de sus lugares de procedencia -Andr es noruego y de Miguel es españolaartistas invitados a formar parte de la primera parte del proyecto son Be Andr y Regina de Miguel, – les ha permitido trabajar desde esa mirada global condicionada por factores locales ajenos. Sin duda el poder de la migración ejerce una influencia excepcional a la hora de establecer nuevos códigos con los que evaluar y situarse en el mundo. Regina de Miguel y Be Andr son capaces de restaurar mediante su obras cuestiones necesarias relativas a los códigos culturales, científicos o textuales hegemónicos y pretendidamente consolidados. Ambos artistas, desde lugares estéticos y conceptuales diferentes, se acercan a esa resistencia invisible que genera la duda de lo establecido y no elegido, planteándose como sacrificar parte de lo aprendido para evocar nuevas situaciones que transforman la realidad, ya sea la suya, la nuestra o la que compartimos.”

Juan Fabuel, comisario.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrBuffer this pageEmail this to someonePrint this page