SENSEMURS: murales en defensa del territorio de la Punta

0
28

Este fin de semana se ha celebrado la primera edición de este encuentro de artistas.

Borondo en acción

Durante los días 10 y 11 de marzo la plataforma «Horta és Futur No a la ZAL» ha presentado SENSEMURS, 1er Encuentro de Muralistas por la Huerta, para reclamar que la zona de la Punta vuelva a ser verde. Durante dos días se han realizado recorridos por los murales que un grupo de artistas internacionales ha realizado durante esta semana en el entorno de la Punta.

El encuentro de muralistas enmarca en la campaña “Detengamos la ZAL, Recuperemos la Punta”, que, con el soporte de cerca de cincuenta entidades vecinales, cívicas, agrarias y ambientales, reclama la paralización del plan especial de la ZAL que tramita actualmente la Conselleria de Territorio y Vivienda y que convertiría el espacio actual en un polígono industrial logístico. La campaña pretende recuperar la Punta para el pueblo y la ciudad, un espacio que une precisamente las dos grandes conquistas vecinales de los años 70: el Jardín del Turia y El Saler-Parque de la Albufera.

En el encuentro han participado varios de los muralistas más reconocidos de Europa, con el fin de dar a conocer la problemática de esta pedanía históricamente desterrada. El proyecto ha recibido el I Premio Cómic y desarrollo social, otorgado por la Fundación Divina Pastora. Durante las jornadas se han realizado murales e instalaciones públicas en varias zonas de la Punta, que se han complementado con diversas actividades culturales y visitas guiadas durante el fin de semana. Los artistas participantes han sido Aryz, Blu, Borondo, Escif, Hyuro, Daniel Muñoz “SAN”, Sam3 y Elías Taño, entre otros que se han ido sumando.

Escif

“La Punta debe ser el referente de una nueva política territorial”

En palabras de la organización promotora de SENSEMURS, “la campaña reivindica el carácter simbólico de la Punta, representativo de cómo no se debe hacer la política territorial: sin participación y pasando por encima de las tierras de los legítimos habitantes del territorio y también del patrimonio. Decenas de familias fueron desahuciadas de sus viviendas por la fuerza y ​​desarraigadas de su territorio de manera violenta e injustificada por las políticas expansivas del Puerto de València, que proyectaba una Zona de Actividades Logísticas (ZAL). Los desahuciados merecen justicia y reparación. Que la ZAL con el nuevo gobierno continúe como estaba prevista representa un menosprecio hacia estas personas y servirá para justificar a los abusos”.

Elías Taño

 

Hyuro

 

El Arca

 

Sam 3