Nolla, de pavimento a regalo de diseño

0
229

Concepto desarrollado por Ángela López y Miguel Arráiz.

En 1860 se establece en Meliana una fábrica dedicada a la producción de mosaicos cerámicos de una calidad extraordinaria. Esta industria será pionera en todos los ámbitos, a la imagen de su visio­nario fundador, Miguel Nolla Bruixet. Así nacería uno de los motores de la industrialización no solamente de Valencia, sino de España puesto que fue el primer gres producido en nuestro país.

Los mosaicos Nolla se componen de teselas geométricas – principalmente cuadrados, triángulos, rectángulos y rombo – monocromáticas teñidas en masa, aunque existen algunos modelos con motivos incrustados. A comienzos del siglo XX incorporó en su producción (y así se muestran en los catálogos de la época) la figura hexagonal.

Las piezas de mosaico Nolla permiten una infinidad de combinaciones multicolores, tanto geométricas como figurativas. Colocados pieza a pieza por hábiles mosaiqueros, conformaban verdaderas alfombras cerámicas. Los modelos de piezas hexagonales representan en su mayoría conjuntos de flores, guirnaldas y elementos vegetales. Muestras de estos diseños puede encontrarse en edificios tan relevantes como el ayuntamiento de Valencia, el Palacio Colomina (Sede Universidad CEU), el propio Palauet Nolla y el ayuntamiento de Meliana o el edificio de Correos de la plaza del Ayuntamiento de Valencia.

Esa misma geometría se hizo popular en las baldosas hidráulicas de la época, generalmente con dimensión mayor a las originales de gres Nolla, encontrando numerosos ejemplos de suelos con piezas hexagonales, en barrios de ensanche de comienzos de siglo XX como lo fueron Ruzafa, Patraix o el Cabanyal.

Son estas piezas hexagonales y los colores originales del mosaico de Nolla los que inspiraron a los arquitectos Ángela Lopez y Miguel Arraiz a realizar el pasado mes de enero una pieza escultórica como obsequio de la comisión Santa María Micaela-Martín el Humano a la Fallera Mayor Infantil de Valencia durante su proclamación en el Palau de la Música.  Germen de esa primera pieza han desarrollado una línea de joyería de madera. Esta semana presentan el broche de diseño floral en varios colores que se encontrará a la venta en Atypical Valencia, marca de referencia en souvenirs de diseño, con los que tanto Ángela como Miguel  han colaborado anteriormente.

Ángela Lopez a través de su estudio ARAE Patrimonio, expertos en la restauración y gestión del Patrimonio así como del estudio del mosaico de Nolla, junto a Miguel Arraiz han desarrollado piezas de mosaico de gran tamaño como lo suelos de la Falla de Nou Campanar 2015 o el pavimento de la obra que viajo al Burning Man en 2016.