Meteorito y Fela Almenar definen la identidad del restaurante Oganyo

El proyecto ha contado con la colaboración de Domanises.

Bajo el principio de recrear un espacio hogareño en un restaurante, Oganyo, en la calle Bélgica 30 de Valencia, ha abierto sus puertas. Con el cocinero Karlos Moreno al frente de la cocina y Lourdes Reyna como responsable, se trata de la evolución gastronómica de un proyecto nacido en Muí al calor de La Rambleta.

En ese desafío por transmitir una esencia hogareña, la imagen ha corrido a cargo de la interiorista Fela Almenar y del estudio de diseño gráfico Meteorito. Almenar define el trabajo como un labor de “dotar de concepto el diseño de este nuevo restaurante gastronómico. Decidimos que había que plantear este restaurante como ‘la casa’, el hogar de sus anfitriones. Aplicar la personalidad de la cocina de Karlos (moreno) era imprescindible; aplicar el programa de Lourdes (Reyna) era necesario para su viabilidad”. Se logra a través de materiales como la madera, la cerámica, la piedra, el cemento y el latón. “El juego de la luz ha sido importante, con tonos cálidos que crean zonas tenues, y luz directa en la mesa que saque el auténtico color de los alimentos, sin estridencias ni monotonía”, resalta Almenar.

El proyecto gráfico ha sido obra de Meteorito Estudio, con una marca que tiene como eje el ser abierta, mixta. “Se ha creado para transmitir los valores contrapuestos que enriquecen la cocina de Karlos Moreno, mediante una tipografía diseñada exclusivamente para la ocasión y que cuenta con el desarrollo de el abecedario completo”.

Meteorito ha tratado de acentuar la diversidad: “Los orígenes y la tradición culinaria representada a través del círculo y las formas curvas conviven junto con el cuadrado y las formas rectas que evocan la vanguardia y la modernidad. Ambos valores, pasado y presente, se combinan para mostrar un mestizaje formal, donde cada letra tiene su propia personalidad. A nivel cromático, el negro sobrio y elegante, respeta y enfatiza las formas como grandes protagonistas”.

Domanises completa el aporte, con un trabajo que transmite la complejidad de las formas, su imperfección, a través de platos y vasos, hechos en adecuación al proyecto.