Proyecto: vivienda en Altea, por Manuel García Asociados

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrBuffer this pageEmail this to someonePrint this page

Vivienda estructurada en dos plantas formadas por la suma de distintos volúmenes.

La vivienda desarrollada en la localidad alicantina de Altea por el estudio Manuel García Asociados, en colaboración por el arquitecto Salvador Griñán, con un marcado carácter mediterráneo, se desarrolla en dos plantas mediante la suma de diferentes volúmenes: el principal con la cubierta inclinada y otros prismáticos que generan las diferentes áreas, así como un gran porche cubierto que a la vez conforma una amplia terraza superior compartida por los dormitorios juveniles. El deseo de los clientes era conseguir un hogar luminoso, blanco y atemporal, muy volcado al exterior y en el que disfrutar de familia y amigos.

Los interiores generados se encuentran inundados de luz, son neutros y funcionales. Espacios dotados de colores piedra y tonos grises, que vienen compensados por el contrapunto de la calidez que aporta la tarima de roble.

La zona de día se abre al porche ubicado en la fachada este, dejando pasar toda la luz que recibe gracias a unas lamas de suelo a techo que lo separan del distribuidor principal y que a la vez permiten el cruce de perspectivas entre las diferentes estancias. La zona de estar se encuentra presidida por un mueble que oculta diferentes zonas de almacenaje, un mueble bar y los equipos multimedia. Frente a él, en el otro extremo se encuentra el comedor.

El distribuidor se configura como un gran volumen longitudinal al que vuelcan todas las estancias de la planta baja. Al acceder a la vivienda nos recibe un pequeño espacio a doble altura que comunica con el nivel superior e inunda de luz natural el recibidor. Frente a él, se alza la escultural escalera, conformándola como uno de los elementos clave de la vivienda.

A su izquierda, la cocina, destaca su altura libre de casi 3m hasta los falsos techos y su zona de trabajo, un espacio luminoso, funcional y casi aséptico, dónde la encimera se pliega hasta llegar al techo para facilitar la limpieza y mantenimiento de esta zona.

El dormitorio principal, disfruta también de las vistas al jardín. En él, un volumen revestido de espejo bronce actúa como cabezal, aportando un aire cálido y elegante, además de separar la zona de noche del vestidor. Éste se configura mediante dos grandes armarios paralelos entre sí, bañados por la luz difusa del exterior. Además, una tercera zona de almacenaje dispuesta en L se integra en el dormitorio, ocultando la puerta de acceso al baño e incorporando un pequeño escritorio realizado en roble.

Por su parte, el baño, continúa con el lenguaje empleado en el resto de la vivienda: elementos llevados de suelo a techo y con un importante protagonismo de la luz natural.

En la planta superior, encontramos otro gran distribuidor que organiza la circulación entre los diferentes dormitorios juveniles. Además, en sus extremos, se ha creado una zona de almacenaje extra. Desde este espacio común, se accede a cada uno de los juveniles. Las dos destinadas a las niñas se encuentran comunicadas por el baño que comparten.
En todas estas estancias, de nuevo la iluminación indirecta cobra un papel relevante al enfatizar la pureza de los encuentros de su arquitectura interior.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrBuffer this pageEmail this to someonePrint this page