9 d’Octubre en dos carteles: entrevista con Ladies&Gentlemen

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrBuffer this pageEmail this to someonePrint this page

Hablamos con Carlos Rubio y Noelia Terrer sobre su trabajo para el 9 d’Octubre autonómico.

cartel-70x100-9-2016-fondo_800

DissenyCV: ¿Cuáles han sido los elementos que han servido para expresar ese concepto?
L&G: En este caso es evidente, los mínimos posibles: tres nueves colocados estratégicamente y tres colores principales. Hemos querido ser muy “ahorradores”. Desde el punto de vista conceptual, una de las premisas que nos impusimos fue representar por igual a las tres provincias.

DissenyCV: Al tratarse de un trabajo con unas connotaciones tan significativas, ¿de qué forma os planteáis huir de los clichés habituales?
L&G: Aparentemente es un trabajo muy marcado, pero en realidad no lo es tanto. Porque el “brief” (y lo ponemos entre comillas) fue variando a lo largo del proceso. Lo que teníamos claro desde el primer momento era evitar al máximo la figura de Jaume I. Y tampoco hay muchos más clichés para hablar de este día si lo piensas bien, más allá de las referencias a la bandera (algo problemático, por otra parte).

DissenyCV: ¿Cómo se equilibra una propuesta que debe ser representativa de vuestro trabajo pero además debe ser un medio comunicativo para un espectro amplio de la sociedad?
L&G. Nunca nos planteamos, al iniciar un encargo (sea cual sea), que lo que salga tenga que ser representativo de nuestro trabajo. Por lo tanto, un problema menos: no hay nada que equilibrar. Cada proyecto es diferente del anterior y nosotros no somos artistas que tengamos que imponer un estilo propio o una “marca” personal. Nuestro trabajo consiste en comunicar un concepto de la manera más notoria y clara posible. Si nos ceñimos simplemente a eso, ya estaremos llegando a un amplio número de personas.

prensa-9_800

DissenyCV: ¿Cómo ha sido la experiencia de trabajar para un evento como este con la administración? ¿Es un cliente más complicado que los clientes privados?
L&G: Después de 26 años dedicándonos a esto, te podemos asegurar que clientes complicados hay en todas partes. Tanto en la Administración como en el sector privado. Y fáciles también. Este proceso de trabajo en concreto ha tenido momentos buenos y momentos, digamos, más surrealistas. Quizá lo peor de este proyecto ha sido la falta literal de brief. Debería ser una exigencia por parte de los estudios o agencias, para futuras Llamadas a proyecto, disponer de un brief y, además, en condiciones. Pero bueno, lo que importa realmente es el resultado final y, en ese sentido, estamos satisfechos.

DissenyCV: ¿Cómo se reciben y valoran comentarios o críticas que no proceden ni valoran aspectos de diseño, sino de otro cariz muy distinto, como el político?
L&G: Serán los políticos o partidos los que tendrán que valorar esos comentarios. Nosotros estamos aquí para hablar de comunicación.

DissenyCV: Cómo valoráis el procedimiento de la Llamada a proyecto? ¿Creéis necesaria la carta de motivación?
L&G: La llamada a proyecto es un avance respecto a los concursos de trabajo. Pero tampoco nos parece la bomba en absoluto. Creemos que puede beneficiar a gente que está empezando y que apunta maneras, pero a los que ya llevamos años en esto nos da bastante pereza. Lo interesante, desde nuestro criterio, sería que existiera un equipo altamente cualificado dentro de cada institución que fuera capaz de detectar qué estudio/agencia/profesional (tanto experimentado como joven promesa) es el más adecuado para cada nuevo proyecto. Y encargarlo directamente y sin rodeos. No entendemos por qué hay tanto miedo al encargo directo. La carta de motivación es una ridiculez que tendría que estar extinguida desde ya. De los presupuestos que se están manejando, mejor no hablar.

DissenyCV: Como veis el estado actual de la gráfica institucional?
L&G: Ha mejorado. Pero porque mejorar la NADA es muy fácil y cómodo. A nosotros no nos gusta todo lo que va saliendo, ni mucho menos. Y tampoco nos convence, por ejemplo, que todas las cartas en comunicación se tengan que jugar a un cartel o a piezas de diseño puro y duro. Creemos que en Valencia en concreto hay mucha “cartelitis”. Molan los carteles como medio de comunicación, pero no son lo único. Resumen: vamos avanzando en cuanto a calidad gráfica, pero se tendrían que afrontar lo encargos desde un punto de vista más ambicioso estratégicamente.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrBuffer this pageEmail this to someonePrint this page
  • Hans Zorro

    ¿Por qué los diseñadores no pueden opinar abiertamente sobre el trabajo de otros? Este trabajo en concreto No funciona. Está desestructurado, sin visibilidad de lejos, sin personalidad y con una tipografía para el 9 que recuerda mucho a canal9 y se presta a confusión.
    El listón del año pasado quedó muy alto con Carmina y Marisa, por eso es un desafío a superar, o como mínimo a igualar. Es muy dañino para la profesión que la gente vea estos resultados, explicar que lo hizo un diseñador y ver sus caras. Es hora de que el diseño deje de ser endogámico. Si por cada trabajo solamente recibimos halagos y al que se atreve a criticar trabajos que no hay por dónde cogerlos, se le dice que no tiene idea de lo que está hablando y las críticas se consideran insultos ¿cómo esperamos mejorar la profesión? Imaginad un empresario que está pensando contratar diseño, ve trabajos que no funcionan seguido de cientos de felicitaciones de otros diseñadores y ninguna crítica. ¿Cual sería su conclusión? Que mejor llamo al hijo de un amigo que controla mogollón el ordenador, total, es lo mismo.
    Carlos y Noelia serán excelentes personas, tendrán trabajos increíbles, pero este en concreto tiene una resolución muy deficiente. Si es por culpa del cliente, falta de tiempo, de briefing, lo entiendo, pero casi que lo mejor es que pase desapercibido en el mundo del diseño, porque desde luego, que el mundo del diseño valenciano felicite estos resultados confunde a la gente.