Carles Congost fractura la realidad en Espai Tactel

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrBuffer this pageEmail this to someonePrint this page

Mañana viernes se inaugura en la galería valenciana “Not your own desire/The last days of disco”.

"The artist behind the aura"

“The artist behind the aura”

La galería ESPAI TACTEL inaugura mañana viernes la muestra “Not Your Own Desire/The Last Days Of Disco” de Carles Congost (Olot, 1970), una exposición en la que el artista sigue resultando subversivo, generando conflictos en cuanto a “lo real” y lo “auténtico”, configurándose una producción centrada en fracturar las reglas que sustentan el paradigma.

"Abans de la casa"

“Abans de la casa”

Carles Congost ha formado parte de numerosas exposiciones tanto individuales como colectivas a nivel nacional e internacional, exponiendo en museos como el PS1 MOMA (New York), Espacio Uno/Museo Nacional Centro de Arte reina Sofía (Madrid), Fundación Miró/Espai 13 (Barcelona), y en galerías como Horrach Moyà (Palma), Joan Prats (Barcelona), Luis Adelantado (Valencia) o Artericambi (Verona, Italia). En 2013 obtuvo la Beca de Artes Plásticas de la Fundación Botín, y recientemente ha sido galardonado con la Beca BBVA de videoarte.

Walter & The Spanish Baroque Gang in the new Golden Age"

Walter & The Spanish Baroque Gang in the new Golden Age”

En palabras de Eduardo García Nieto, crítico de arte y comisario de la muestra, “el propio Congost inicia su relato señalando que lo que vamos a escuchar no podremos encontrarlo on-line, esa ausencia nos sitúa en un territorio incómodo en el que la veracidad del relato queda vinculada únicamente a la oralidad de lo que escuchamos, evidenciando la existencia de realidades al margen de internet. Las obras de Congost se despliegan ante el espectador como un deseo de responder a la contemporaneidad pero desde una relación más anárquica o inestable. De esta forma los elementos que componían sus primeros trabajos han ido configurando un universo que, adaptándose a los lenguajes, se ha decantado en una reflexión melancólica e irónica sobre nuestro papel como individuos, evidenciando los mecanismos de funcionamiento de nuestras economías emocionales al enfrentarnos a los conflictos de los modos de producción y trabajo”.

"We can change the world"

“We can change the world”

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrBuffer this pageEmail this to someonePrint this page