Diana de Arias: “Mejorar la calidad de vida de las personas es el mejor galardón posible”

0
944

Charlamos con la diseñadora, ganadora del premio CLAP por un proyecto destinado a personas con Daños Cerebral Adquirido.

Texto: Alejandro Serrano (Psychonauts Magazine)

Álex Serrano: ¿Qué ha significado para ti, a nivel personal y profesional, haber recibido un premio como el PLATINO en los CLAP (Premios Internacionales de Diseño, Branding y Comunicación)? 
Diana de Arias: Siempre es una gran alegría recibir un reconocimiento por mi trabajo pero este galardón también forma parte del apoyo incondicional que me brindaron desde Nueva Opción (Asociación de Daño Cerebral Adquirido de Valencia) aportándome todos los conocimientos técnicos que necesitaba para que el producto cumpliera, ante todo, su función de rehabilitación.

Álex Serrano: ¿Qué nos podrías contar de tu proyecto Decedario? ¿Qué te inspiró? ¿Cómo fue tu proceso creativo? 
Diana de Arias: Decedario es mi proyecto final de carrera desarrollado en EASD de Valencia. Se trata de una herramienta para la rehabilitación del lenguaje tanto para profesionales, familiares o personas afectadas por Daño Cerebral adquirido.

Es un proyecto personal que surge a partir de un cambio radical en mi vida. Con 23 años experimenté en mi propia piel el Daño Cerebral Adquirido. Esto me supuso afrontar el mayor de los retos personales que he tenido en mi vida. Honestidad, esfuerzo y dedicación han sido las claves para superar este viaje, con muy buena nota, y es exactamente esto lo que define mi forma de trabajar.

Con la excusa de mi proyecto final de carrera decidí volver a vivir desde otra perspectiva el Daño Cerebral Adquirido y trabajar codo con codo con Nueva Opción (Asociación de Daño Cerebral Adquirido de Valencia) tanto con su equipo multidisciplinar de profesionales como con los usuarios que asisten al Centro de Día para rehabilitarse. Es aquí cuando uno mi formación profesional y mi experiencia personal con una metodología de trabajo que nace, en sí, de las necesidades del mismo proyecto.

Establecí en todo el proceso creativo una metodología circular entre el Diseño Gráfico, los usuarios afectados por DCA y los profesionales rehabilitadores de la Asociación. En mis continuas visitas y reuniones al Centro testaba en todo momento lo que iba diseñando y ajustaba las modificaciones sobre los bocetos y prototipos hasta llegar una solución que funcionara con la gran diversidad de secuelas y perfiles de personas afectadas por DCA, además de tener en cuenta la optimización de los materiales y su producción. Fue un autentico puzzle todo este proceso.

El nombre lo trabajé casi al final cuando, buscando inspiración, me acerqué a la Feria del Libro de Valencia y compré un libro de Gianni Rodari “La Gramática de la Fantasía” donde plantea técnicas creativas a los niños para inventar historias. Llevé sus conceptos a mi terreno y me lo pasé genial haciendo muchísimos ejercicios mentales que, a pesar de que no apareció de aquí el nombre, me dieron la claridad para crear un nombre coherente con su contexto. Decedario es un nombre compuesto por las iniciales DCA (Daño Cerebral Adquirido) y Abecedario.

No solo he aprendido y disfrutado de todo el proceso de diseño sino que a través de mi profesión y mi superación estoy consiguiendo ayudar a mejorar la calidad de vida de las personas y éste, sin duda, es mi mejor galardón cuando veo cómo utilizan el Decedario.

Álex Serrano: ¿Qué herramientas de trabajo utilizas para componer tus trabajos?
Diana de Arias: Cada proyecto es un mundo, pero cuando el cliente y el tiempo lo permiten me encanta experimentar, investigar y mancharme las manos antes de coger el ordenador para generar las artes finales.

Álex Serrano: ¿Cómo definirías la figura del diseñador gráfico?
Diana de Arias:  Entiendo el Diseño como una disciplina narrativa, creativa y técnica que se encarga de idear, innovar y/o dar solución a problemas o necesidades de comunicación. El diseñador es el que piensa, proyecta y ejecuta.

Álex Serrano: Llama la atención la expresividad del proyecto. ¿En qué medida te ha influido tu formación en ello?
Diana de Arias: En todos los sentidos, el hecho de tener una formación en diseño es algo que valoro muy positivamente  ya que representa los cimientos de mi carrera profesional. . En la EASD de Valencia encontré un entorno muy positivo para ello. Pero no basta sólo con eso; un gran porcentaje de “expresividad” depende de uno mismo, de sus experiencias, inquietudes, su formación personal y de hasta dónde quiera llegar.

Álex Serrano: Diseñar un cartel implica crear una imagen que guarda una relación inevitable con el contexto del que forma parte. ¿Cómo entiendes la relación del significado entre un cartel y el motivo que anuncia?
Diana de Arias: Es importante que detrás de cualquier proyecto exista un concepto sólido que esté reflejado tanto en el significado como en el mensaje mediante una resolución gráfica expresiva y coherente con el contexto. El resultado siempre ganará en su función de comunicar. Esto es lo que yo entiendo por buen diseño.

Álex Serrano: ¿Tienes predilección con algún tipo de encargo? ¿Con qué tipo de encargo te sientes más cómoda?
Diana de Arias: No sé decir que no, me gustan los retos y siempre me las ingenio para sacar adelante cualquier proyecto. Es un aprendizaje muy efectivo en el mismo campo de batalla, sobre todo para los que no tenemos un gran recorrido, pero sí muchas ganas de trabajar.

Álex Serrano: ¿Cuáles han sido o son tus ilustradores o diseñadores de referencia y que pueden llegar a inspirarte?
Diana de Arias: Generalmente no me inspiro únicamente del Diseño, más bien de cualquier cosa que no tenga que ver con ello, lo analizo y me lo traigo a mi terreno. Bebo de la psicología, la literatura, la música, la pintura, la arquitectura, la gastronomía, la alimentación, las ciudades… me apasiona la cultura en general y soy muy observadora pero sin duda de lo que más aprendo es de las personas.

Álex Serrano: Cuando empiezas un proyecto nuevo ¿cómo es el proceso? ¿cómo afrontas el día a día? y ¿qué aspectos de ese trabajo llegan a apasionarte más?
Diana de Arias: Siempre me hace mucha ilusión empezar nuevas propuestas interesantes. Investigar, idear, proyectar y experimentar son las fases en las que más disfruto, en cambio, pasarme horas y horas delante del ordenador y las artes finales es lo que más me aburre, aunque sé que es igual de necesario. Generalmente tengo una metodología que raras veces sigo de manera lineal, cada proyecto te habla por sí solo y te pide lo que necesita. Para mí es importante ser flexible y saber adaptarme a diferentes escenarios.

Álex Serrano: ¿Cómo ves el panorama local de diseño? ¿Crees que faltan más ayudas, más visibilización, más conciencia social…? 
Diana de Arias: Absolutamente sí a todo. Lo que se necesita es que se nos tome más en serio, por lo general en las empresas, instituciones y la sociedad hay un gran desconocimiento de qué es realmente a lo que nos dedicamos y hasta dónde podemos llegar. Pero probablemente la culpa en parte sea nuestra al no reivindicarlo y comunicarlo correctamente. En las grandes ciudades el panorama es más favorable, pero queda mucho trabajo por hacer sobre todo si nos comparamos con la profesión en el resto de Europa, sin duda mucho más reconocida y respetada.

Álex Serrano: ¿Qué papel crees que  juega la ilustración y el diseño en la cultura visual actual?
Diana de Arias: Actualmente existe mucha contaminación visual pero si juntamos la ética y el diseño tendremos una magnífica herramienta de comunicación capaz de llegar a cualquier rincón del planeta para trasmitir conocimientos, educación y cultura. La responsabilidad empieza por nosotros mismos.

Álex Serrano: ¿Cuáles son tus proyectos presentes y futuros?
Diana de Arias: Actualmente estoy centrada en terminar de desarrollar el prototipo del Decedario para sacarlo al mercado, y lo compagino con encargos que aparecen por el camino.

Álex Serrano: Para terminar, ¿hacia dónde se dirige Diana de Arias?
Diana de Arias: Si algo he experimentado en la vida es que puede cambiar en cuestión de segundos, así que trato de disfrutar del presente y estar preparada para afrontar cualquier reto.